Entrevista en revista ArtMotiv

ENTREVISTA A MARISSI CAMPOS

EN LA REVISTA ARTMOTIV


La consolidación del mercado del arte en el Perú es un proceso que tiende a la profesionalización de sus operadores, con diversos esfuerzos vigentes en ese sentido. La presencia de Marissi Campos en el espacio de exhibición del Centro Empresarial es un signo claro de esa tendencia, representando la alianza necesaria entre el arte y la empresa. ArtMotiv dialogó con ella acerca de su experiencia personal en este proceso.

¿Cómo ves la evolución del mercado de arte en Lima, se podría hablar de una madurez institucional en el mercado. Desde tu experiencia en el Centro Empresarial crees que hay una nueva generación de interesados en el arte contemporáneo?

Considero que ha habido una evolución significativa en el mercado. Este se ha tornado más exigente: los clientes ahora exigen una mejor selección de piezas para comenzar su propia colección privada. No exigen solo que las piezas les agraden y sean artísticamente buenas sino también que signifiquen una correcta inversión (estamos hablando aquí del tema de “valor”).

En general, creo que ahora el mercado es más responsable pues a nivel institucional se está manejando cada vez más la promoción del arte basada en fundamentos. Esto quiere decir que no se está promoviendo ciertas piezas por mera arbitrariedad, sino que más bien se promueven las piezas que cumplen con ciertos criterios.

Un hecho que vale la pena resaltar es que las nuevas generaciones (especialmente las jóvenes parejas y los jóvenes empresarios) están teniendo una creciente marcha en el mercado del arte. Esto hace que se consolide un marco muy favorable para el inicio de nuevas colecciones artísticas.

Se trata de gente muy interesada en el movimiento cultural de Lima, que está siguiendo cada vez más el acontecer de la plástica local. Esto es algo muy bueno pues contribuye a expandir el mercado, ya que así se trate de un incremento de seguidores (y no necesariamente de consumidores), esto también genera a la larga mayor movimiento en el mercado.



¿Consideras que los compradores de arte del mundo empresarial, han ido evolucionando en sus gustos y preferencias, optando por decisiones más reflexivas, orientadas hacia un criterio de coleccionismo de arte?

Sí, definitivamente. Las preferencias de estos compradores han ido evolucionando en todo este tiempo y creo que ello se debe al grado de valor que les están otorgando a las apreciaciones artísticas (tanto a las nuestras como a las suyas). En un inicio, estos compradores se acercaban con un interés un poco más difuso en las artes, buscando un poco de orientación de nuestra parte. Ahora uno puede observar que estos compradores se acercan cada vez más sabiendo lo que buscan, evidenciando de esta manera que ya han formado un tipo de criterio. Es bueno tener en cuenta que este tipo de comprador no sólo se queda en la esfera limeña, sino que al viajar también tienen la oportunidad de comparar la oferta limeña con la de afuera y esto los torna más exigentes.

De alguna manera esto es algo satisfactorio para aquellos que trabajamos en el mercado del arte pues sentimos que en cierta medida hemos contribuido a eso, pero a su vez también nos impone un reto mayor: el reto de tratar con un comprador más crítico y estar a la altura del caso. Sin duda, es uno de esos tipos de situación en los que el reto estimula más a uno en su carrera.

TIENDA VIRTUAL